Años Luz (en un platillo volador)

¿Quién en sus mas pueriles sueños quiso ser astronauta por lo menos una vez? A ver que levante la mano…

Viajar a otros mundos o los confines del universo como dirían en Star Trek es un tema que ocupa la mente de muchos de nosotros. Justo por eso cuando vi que al Centro Nacional de las Artes -CENART- llegaba una exposición llamada “Años Luz” me lancé para calmar a mi niña interior.

DSC_0012

Lo que me gusta de espacios como el CENART es que ponen el arte a la disposición de la gente y se rompe la barrera de que la apreciación, y en especial la del arte contemporáneo, es solo para los  pocos que pisan el Guggenhiem.

Años Luz es obra de Eugènia Balcells, artista catalana que nos habla de espectros lumínicos, cuerpos celestes y los trazos del universo, mediante un mural, un arte objeto, dos instalaciones y un video, la artista plantea un recorrido de luz en su visión del universo.

De primera mano puede parecer muy complejo o demasiado abstracto pero la verdad es que no. La exposición consta de cuatro sencillas salas donde la luz, el sonido y el color rodean al visitante y lo hacen parte de la obra. Frecuencias es tal vez la obra insignia de la exposición, capturando las gamas de color del oro, la plata y el cobre. Es el lugar favorito de los visitantes para tomarse una selfie de testimonio. Y es que si va s a viajar a otros mundos es necesario que lleves un registro gráfico a modo de bitácora del explorador… pa subirlo luego a Instagram, obviamente.

DSC_0010

Mi parte favorita fue la instalación Universo, formada pantallas giratorias, que simulan un cuerpo celeste, donde se proyectan imágenes del cosmos obtenidas en un observatorio. A esa sala se entra en la total penumbra y te puedes sentar en el piso para observar el movimiento completo: “Se siente como estar de viaje en un platillo volador” fue lo que alcance a escuchar de una niña pequeña que estaba cerca de mi en la sala. Cuanta razón, carambas.

No sales decepcionado y vale la pena el recorrido, la entrada es absolutamente libre y no se hace fila de espera, tal vez un poquito mas de difusión no estaría mal. Además el CENART tiene montones de actividades que se pueden aprovechar después de ver Años Luz (obras de teatro, conciertos, proyecciones, música, etc).

La sugerencia de soundtrack al salir es una cancioncita del Mago de los Sueños para que bailen felices y tengan contento a su niño interno también.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *