Terapia multisensorial Snoezelen

Ondeando en las fronteras de la innovación tecnológica con fines de mejorar la calidad dentro de la inclusión de las personas con discapacidades, hace algunos años me vi maravillado al encontrar una modalidad novedosa e interesante, que me remonto a la niñez y con tristeza dije “ ¿Por qué en mis infancia no había llegado a mi ciudad esta terapia?…

Me refiero a la terapia multisensorial Snoezelen, la cual fue desarrollada en los años 70 en el instituto Hartenberg por los terapeutas Jan Hulsegge y Ad Verheul, que decidieron armar la primer tienda de campaña sensorial, la cual de manera sencilla constaba de objetos que estimulaban los sentidos como proyecciones de tinta fluyendo en agua, música, sabores etc., con la finalidad de generar un espacio en el cual los pacientes con trastornos psiquiátricos pudieran encontrar tranquilidad y relajación. Encontraron resultados positivos en nuevos aspectos que no tenían contemplados, así como mejorías en otras discapacidades, siendo aquí el comienzo de la “Terapia multisensorial Snoezelen”.

snoezelen3

El termino Snoezelen viene de los vocablos Snufflen, o explorar, y doezelen, o relajarse, lo cual se traduce en un espacio de libertad para explorar y generar un entorno propio de manera relajada.

Entrar a una de estas aulas es como entrar a la casita del árbol de la infancia, es un espacio libre de crear e imaginar un entorno propio, por medio de estímulos encontramos figuras proyectadas, tubos de luz, sonidos, hamacas colgantes, alberca de pelotas y estímulos vibrantes.

No todas las personas son iguales, al igual que no todas las discapacidades lo son, pero un punto en común que encontramos es la respuesta sensorial; esto es cuando por medio de nuestros cinco sentidos básicos (vista, tacto, olfato, gusto y oído) más dos que pasan desapercibidos (que son el vestibular, que nos ayuda a mantener el equilibrio y el propioceptivo, que nos sirve para tener control de nuestro cuerpo), generan información de nuestro entorno por medio de sensaciones, las cuales a través de impulsos eléctricos llegan al cerebro almacenando respuestas que nos ayudan a adaptarnos al entorno y sobrevivir a él.  Cuando se genera información errónea por el mal funcionamiento de algún sentido, o no se genera tal por falta de alguno, pueden generarse problemas de adaptación al entorno.  Es ahí donde interviene la terapia multisensorial logrando estimular el sentido que tiene problemas y, en caso de carecerse, se estimulan el resto para que logren compensarlo.

Tuve la oportunidad de acudir a este tipo de terapias como observador en el caso de niños con debilidad visual y ceguera. Fue interesante ver como por medio de estímulos sonoros, táctiles y en ciertos casos, luminosos se generaraban movimientos y respuestas para lograr compensar la escases o carencia de ciertos sentidos. De igual manera en chicos con problemas motores a través de juegos en los que se utilizaban estos estímulos se generaba motricidad, control del equilibrio, relajación muscular entre otros resultados positivos los cuales, como se mencionó anteriormente, ayudan a generar una experiencia sensorial que les ayudaran en un futuro a como respuestas de adaptación a su entorno.

snoezelen2

En otros casos se logran observar otro tipo de resultados como la generación de habilidades de comunicación, autocontrol, habilidades artísticas, entre otras respuestas; mientras que en personas mayores resulta ser un ambiente de relajación y concentración lo cual a su vez genera resultados positivos en otros campos.

Aunque por el tipo de estímulos recibidos en estas aulas se pueden presentar ciertas excepciones en casos de epilepsia o ciertos padecimientos psiquiátricos, podemos decir que esta es una novedosa terapia apta todos, por lo tanto hablamos de un ejercicio inclusivo en el cual puede convivir cualquier persona, ya sea que requiera algún tipo de atención para mejorar cierta habilidad o simplemente como un medio de exploración y relajación.

Habiendo descubierto esta sorprendente terapia me he encomendado como nuevo proyecto de fines de semana crear mi propia aula de Snoezelen en mi propia habitación, ya que posiblemente mis caídas frecuentes y torpezas diarias pueden ser efecto de la errónea respuesta de mi sistema vestibular o posiblemente de mí no tan desarrollado sentido visual al no encontrar las cosas en el armario o posiblemente mi falta de tacto al quemarme frecuentemente con la comida caliente, aún no lo sé, pero estoy dispuesto a apoyarme en esta modalidad para compensarlo por medio de la terapia sensorial, ya sea que me sirva para resolverlo o simplemente sea este un medio de relajación.  Ya averiguaremos que resultados tengo con mi Aula Snoezelen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *