Juego de barbajanes, pacto de caballeros

Es bien sabido por todos que el deporte que mueve al mundo es el football (si, así en anglicismo descarado), mueve naciones, mueve muchos millones y mueve corazones.

Y no hace falta (diría el filósofo de Mijares) que explique que el fut mueve mi corazoncillo amargoso, que late al ritmo de los Goya de los poderosos Pumas o del más que glorioso Manchester United. Sin embargo tengo otro amor, sip y es… el rugby.

El rugby es un deporte de contacto o más bien ese SI es un deporte de mucho contacto, estrategia y sobre todo una competencia sana. Complejo sí, sin embargo mucho mejor (a mi gusto) que el llamado fútbol americano, que toma un poco la esencia del rugby, pero que no llega a concretar porque el americano me parece demasiado artificial, no le veo el chiste, carece de tradición. Mientras que el rugby se remonta a por lo menos 100 años de historia y no solo en el Reino Unido, sino que como buen deporte incluyente (al igual que el fútbol), se extiende a muchos países en los que está arraigado fuertemente a su cultura: Sudáfrica, Samoa o Nueva Zelanda, en este último el rugby y sus jugadores juegan un papel tan importante que hay propuestas para que se integre el helecho plateado, símbolo de la selección nacional de rugby, a la bandera del país. Ahí nomás.

Ahorita, justamente se lleva a cabo el Mundial de Rugby 2015 en Inglaterra, un país que si bien es fuerte, hace ya algunos ayeres que no tiene un dominio aplastante en las canchas. El actual campeón y defensor del título es Nueva Zelanda, los All Blacks.

Madre mía… si hay un cómo, cuándo o porqué enamorarte de este deporte, es sin duda alguna, cuando los All Blacks juegan. Coordinados, fuertes, inteligentes en su juego. Precisos y sobre todo elegantes en su estilo. Salen al campo muy bien parados y seguros de trabajo de cada uno. Una chulada.

¿Que son rudos? Si, lo son. ¿Violentos? También, pero caballeros nunca dejarán de serlo, por mucho que escupan muelas, se rebanen las orejas o se entierren los tachones y queden bañados en sangre, en el rugby el compañerismo y el respeto por el rival es una de las directrices del juego.

Oscar Wilde tiene una cita atinadísima sobre el rugby, su violencia y una comparación con el fútbol.
Sin título2

El rugby es un juego de barbajanes jugado por caballeros. El football es un juego de caballeros jugado por barbajanes. O algo así…

Para muestra el túnel honorario que hicieron los neozelandeses a los argentinos después de vencer a los sudamericanos 26 a 16. Y los albicelestes les devolvieron el honor. ¡Me los como en un taco de lo tiernos caramba!

Ya quisiera ver a Piqué aplaudirle a los madridistas después de jugar contra ellos sin importar el resultado.

Entender el rugby es complejo, más no imposible. Aquí la parte 1 de 3 de unos videillos subtitulados donde explican a grosso modo las jugadas, formaciones y generalidades del juego. Muy digerible, en serio.

Y sí con eso no bastó y estás picado, no te puedes perder la Copa Mundial de Rugby que ESPN 3 transmite en vivo (en su mayoría) y que acaba de comenzar el fin de semana pasado, todavía hay mucho que ver.

Sin título1

Y sí con eso no bastó y estás picado, no te puedes perder la Copa Mundial de Rugby que ESPN 3 transmite en vivo (en su mayoría) y que está en su pleno apogeo, todavía hay mucho que ver. La sugerencia es no perderse a los All Blacks o los juegos clave, ejemplo Sudáfrica vs Escocia, el sábado 3 de octubre ¿Mi favorito? Irlanda ‘pa jugar la final contra Nueva Zelanda por supuesto.

No se diga más y ruck on!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Canvas

septiembre 2020
D L M X J V S
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930