La tragedia del Chapecoense hermanó al mundo del futbol

Todo el mundo del deporte se vio sacudido con la noticia del desafortunado accidente que sufrió el equipo brasileño de futbol Chapecoense, cuando el avión en el que viajaba el equipo, y cuerpo técnico, tuvo una falla eléctrica que lo hizo estrellar en el cerro El Gordo (Colombia); en este accidente murieron más de 70 personas, entre jugadores, cuerpo técnico, periodistas y parte de la tripulación.

Este lamentable hecho se convirtió en la tragedia más fuerte de los últimos años para el mundo del deporte, y fue tema de conversación al rededor de todo el mundo.  El Chapecoense venía de una historia de muchos éxitos y satisfacciones en su paso por las diferentes ligas de su país, y logró escalar hasta lo más alto, pues estaba a punto de disputar la final de la copa sudamericana, algo que marcaría un acontecimiento en la historia del club.

Lamentablemente, una serie de eventos desafortunado marcaron el destino del club que no pudo llegar a cumplir el compromiso más importante de su historia.  Esta no solo es una tragedia para el futbol, también es una tragedia para el mundo de la aviación, pues los ultimos minutos de grabación  se escucha como el piloto de la nave que transportaba al equipo brasileño, no declara la emergencia sino hasta que es inminente su impacto; la investigaciones ya están en curso, y solo con los datos de la caja negra que registra los movimientos de los instrumentos, podremos saber con certeza  cual fue el problema definitivo.

Jugadores, equipos, autoridades y fanáticos de todo el mundo se unieron al dolor que significa la pérdida total de un equipo en un accidente; como ejemplo están el PSG, que anunció que darán 40 millones de euros para que el club pueda continuar y no desaparezca; el Real Madrid y el Barcelona donarán al club lo recaudado en taquilla durante el clásico; otros equipos, como Palmeiras y Racing, utilizarán la playera o el logotipo del Chapecoence en honor a las víctimas; y muchos otros equipos pretender prestar jugadores al Chape para que puedan retomar su camino.

Desde Estamos Conectados deseamos que el espíritu deportivo impere siempre, en la buenas y en la malas; que los estadios sean centros de comunión y no de destrucción; que la pasión se dirija hacía la misma causa, la del engrandecimiento de la humanidad, y que no se desborde al absurdo camino de la violencia.  ¡Fuerza Chapeco!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *