Breve historia del iPhone. ¿En dónde está la magia?

Hace más de un mes se presentaron el iPhone 6 y el iPhone 6 plus; o como yo los llamo: iPhone 6 y iPhone-Zote. Y si bien ya no son novedad, siguen siendo noticia en todo el mundo ya que en su primer mes ya han llegado a más países que nunca y se han vendido más de millones que en todos los lanzamientos anteriorer, con lo que se colocan como los manzanófonos mejor vendidos de toda la historia de este dispositivo.

 Pero, ¿En dónde está la magia?

Desde el 2007, año en que Steve Jobs presentó el primer iPhone, hemos visto como este dispositivo ha marcado la tendencia de la telefonía celular año tras año; desde la inclusión de las pantallas multitouch realmente usables, el scroll de contenido, el uso de aplicaciones dedicadas, y un largo etcétera.  No ha habido marca que no copiara al iPhone, o por lo menos lo intentara.

El iphone 3GS marcaron un salto obvio a la nueva tecnología de transferencia de datos y voz.

El iPhone 4 y 4S fueron la coronación de un largo camino de desarrollo, y colocaron al teléfono de Apple como el más deseado y el mejor vendido; este fue el último que Steve Jobs vio en vida. Su diseño sigue siendo uno de los más audaces en la industria de la telefonía móvil.  Cubierto con cristal adelante y atrás, antenas duales, procesador diseñado y mejorado por Apple; incluso sus “especificaciones menores” con respecto a sus competidores daban mejores resultados en el trabajo día a día, lo que volvió loca a toda la competencia. Sin olvidar la implementación de la Retina Display y el nacimiento de FaceTime.

Johnny Ive mencionó que Steve estuvo atento al desarrollo de lo que sería el iPhone 5 hasta el último día de su vida.  Esta generación se desarrollo por primera vez con una pantalla más grande de lo acostumbrado, 4 pulgadas en diagonal.

Pero todo cambió con el iPhone 5S.  Aunque a simple vista solo tuvo un lavado de cara, el cambio en este terminal aplanó el camino para lo que vendría más tarde.  Se introdujo el lector de huellas digitales Touch ID en el botón Home, lo que le quitó el dibujo que mantenía desde la primera generación del dispositivo; también se empezó a producir en colores plata, oro y gris espacial.  Fue en este momento cuando el iOS también cambió su interfaz gráfica hacia un camino más minimalista y brillante, dejó de lado las texturas realistas y los colores neutros.

Y por supuesto, el más reciente manzanófono ha terminado de dar la vuelta al timón que ahora sostiene Tim Cook; con sus líneas curvas y sus dos tamaños, el nuevo iPhone 6 es el estandarte de la nueva visión empresarial que rige a Apple desde la muerte de su fundador.  Ahora Apple está un poco más del lado del consumidor y menos del de los caprichos de su fundador que, por mal que suene, la llevaron a convertirse en la marca más valorada del planeta.

Y entonces ¿En dónde estuvo la magia?

Es más o menos fácil de identificar.  La magia de los productos de Apple está en los detalles.  Sus usuarios finales buscamos siempre experiencias distintas que la mayoría de los consumidores; desde el macintosh original, los productos de la manzana no han sido diseñados para todo el público; por más que Apple así lo diga.  Y no es solo cuestión del precio de sus productos, también es cuestión de la usabilidad, los detalles que cuidan al fabricar y comercializar los productos.

Al final, Apple es una empresa de diseño y, como buenos diseñadores, hacen su trabajo atendiendo hasta en el más mínimo detalle.

Para finalizar, les dejo el video en donde hablan de la fabricación del iPhone 5 en donde pone atención al pulido de los costados; observen el tamaño de las máquinas que se utilizan para hacer ese pulido. Son este tipo de cosas las que hacen la “magia” de estos productos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *