Cosas que nadie te dice cuando sales de una relación de violencia de pareja

Vivir una relación de violencia no física de pareja es una experiencia difícil, primero porque si la violencia física es complicada de admitir, el abuso psicológico pasa inadvertido a veces hasta por la misma víctima,  salir no es imposible, pero si difícil, y las cicatrices que esta experiencia deja tardan más en curar que las de golpes físicos.  Lo más importante es pedir ayuda,  pero aún así,  en la medida que tu vida sigue adelante te encontrarás con baches en el camino. Ahora bien, en este espacio contamos con dos profesionales que seguramente te pueden -y lo harán- apoyar con opinión experta, lo único que esta servidora desea es compartir -como sobreviviente- mi experiencia en lo que rehacer el camino violenciasignifica.

Te costará trabajo admitirlo

Aún cuando ya racionalmente lo hayas detectado, y pese a que ya tomaste la decisión e incluso hayan pasado meses o un año,  habrá momentos en que pienses en lo que viviste y te costará trabajo admitir que fuiste víctima de violencia,  siempre quedará un resquemor de algo que te hará sentir que exageraste o que eres una drama queen. Respira, y comprende que si lo sentías es por algo. Que no era normal que te dijera que estabas gorda o fea, que quien te ama no te humilla.

Se puede volver a amar

Cuando sales de una relación con abuso psicológico estás agotada, las cosas ya no serán iguales, tus emociones están adormiladas y lo normal es pensar que eso se acabó, que no es para tí, que ya no quieres más.  Calma,  date tiempo, comienza por perdonarte y deja que la vida fluya, cuando menos los esperes aparecerá esa persona que te ayudará a salir adelante.

Habrá heridas que se reabran

De vez en cuando un gesto de alguien, un tono de voz,  una actitud te hará volver a sentir ese pánico que solías sentir,  o esa tristeza, ese dolor, es normal,  habla con tu terapeuta o con un amigo o amiga,  cuando te rompes un hueso puedes seguir siendo funcional aunque ya no tengas la misma resistencia. Es lo mismo aquí.

No fue tu culpa

No caigas en el truco de la autoflagelación,  todos podemos caer en ese tipo de situaciones, lo importante es que saliste de eso,  y aprendiste de la experiencia.

Querrás oir una disculpa que jamás llegará

O que cuando llegue no será suficiente,  quien ejerció violencia sobre ti es posible que ni siquiera sea conciente que lo hacía,  pero no necesitas que se disculpe para seguir adelante, aún cuando una parte de ti siempre lo desee, no dependas de eso para sentirte feliz.

 

Si gustas compartir tu experiencia me dará gusto leer tus comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *