Lo que callamos los Godinez

Es maravilloso como los seres humanos nos agrupamos, desde el inicio de los tiempos las tribus y clanes fueron los que dieron paso al progreso. Un hombre por si solito no hubiese logrado nada de no ser por el cobijo de la estructura social. Somos la especie dominante del planeta porque somos seres culturales que se adaptan y evolucionan.

Ah y que mejor ejemplo de una tribu con características culturales únicas y evolucionada en su más alto grado que… los Godínez. Si señores, esos hombres y mujeres que trabajan de lunes a viernes, en jornadas de 8 horas (o más), en las cuatro paredes de una oficina y que están subordinados a uno o más superiores. Esos son (somos…ejem) los Godínez.

Mucho se ha dicho, hablado y escrito de la clase Godín (si también se usa en singular), solo hace falta googlear un poquito para ver que existen numerosos test para saber qué tipo de Godínez eres: los hay creativos, sociales,clásicos y los de sistemas. Ahhh que bonita es la vida Godínez.

Frases como: Voy al Oxxo ¿Alguien quiere algo? o Me apoyas con el formato de… Son muy de Godínez. Y que tal el clásico: “Vámonos que aquí espantan” cuando ya son más de las 6 pm.

Nunca falta la tanda organizada, casi siempre, por el Godín que también te vende cualquier tipo de artículo en cualquier tipo de catálogo: Tupperwere, Avón, Price Shoes, entre otros.

Lo que no tiene abuela es el estilo de celebración Godín de los cumpleaños: banner de Feliz Cumpleaños hecho en Power Point e impreso en hoja reciclada acompañado por confeti que más bien son los residuos de las perforadoras de papel, todo acompañado por su respectivo pay de Soriana, si el cumple tocó en fin de quincena. Si eres pudiente, es decir la fecha cayo en día de paga…Uy olvídate, el pastel es de panadería fina o ya de pérdida del Superama cercano.

¿Y que tal la bonita costumbre de llevar los Converse en la bolsa de mano por si los tacones (si, los mismos que le compraste a Chuchis de las tandas) nos cansan y hacer el relevo? Lo mismo aplica para los muchachones que tienen una corbata en el cajón del archivo por si la que traen se mancha con salsa de fondita o bien de Doña Chave, la de las gorditas de la esquina.

Podría seguir y seguir con el anecdotario pero mejor ilustro gráficamente el sueño de toda niña Godínez al ser llamada a reunión.

¿Cuántas horas extra dijo que quiere que me quede Lic.? Si las que usted diga… roar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *