El encierro (Parte 1)

Algunos expertos dicen que nuestra actitud hacia los internos en un reclusorio es solo una proyección del temor de encontrarnos con nosotros mismos, es decir, si el otro es el que está preso, entonces lo que yo hago no es tan grave. Pero qué pasa con quienes están en contactos con ellos, esas personas que lejos de hacerse a un lado, van buscando colaborar con su idea de un eficaz sistema penitenciario.

Es una realidad social que, no todos los que están adentro merecían ser detenidos, y muchos que están afuera deberían ser presos, pero si alguien sale de ahí, no importa la razón por la que llego, nosotros como sociedad, pensamos que una vez adentro, cualquiera puede ser corrompido y seguramente, no volverá a ser tratado como igual.

Este acercamiento no es para crear una postura, solamente trataré de presentarles una forma de vida que pocos conocemos. Lo que pasa más allá del encierro y nadie ve.

Mi primer impresión es poder comprobar que ellos, los de adentro, son como cualquiera en el afuera, como ellos mismos llaman al mundo detrás de los muros. Y que aunque suena a frase comercial, todo comienza en la infancia; si en casa, los vecinos, los amigos, se dedican a cometer alguna infracción, si es una forma de vida, un “trabajo” como cualquier otro, el medio te orilla. Los niños, cuando abren los ojos, se preguntan, qué debo hacer para obtener lo que el de a lado tiene. Si la respuesta incluye un delito, aún no hay un criterio enteramente formado, cómo poder elegir.

imagesLPJT83VS¿Quién entonces, es en realidad, el responsable de ese primer acto? Un círculo vicioso difícil de romper; un medio ambiente donde es parte del día a día, un pueblo con hambre, explosión demográfica que limita las oportunidades de crecimiento, economía inestable, luchas políticas, una sociedad que, mientras no tenga el problema encima, prefiere cerrar los ojos e imaginar que eso no me pasa, o si no lo veo, no existe, pero todos somos, en alguna medida, responsables de los que están adentro.

Los invito a conocer en los siguientes artículos, más sobre ellos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *