La perrita y el ultra maratonista

Llevamos muchos años diciendo que el perro es el mejor amigo del hombre, pero ha sido hasta los últimos tiempos en que se ha hecho más y más patente esta idea; por todo el mundo han surgido personas y asociaciones que rescatan a nuestro mejor amigo de vivir en la calle, o de manos de personas que los maltratan.

Algunos de estos pequeños peludos encuentran su camino hacia su mejor amigo de forma realmente fortuita y genial, como la perrita que protagoniza la historia de hoy.

El ultra maratonista escocés, Dion Leonard, se preparaba en la línea de salida del segundo día de competencia en el desierto de Gobi, en China, cuando una perrita se acercó y comenzó a mirarlo insistentemente; la competencia comenzó y la perrita lo siguió corriendo.  El mismo Leonard pensó que no iba a durar mucho tiempo corriendo, pero la perrita siguió y siguió detrás de él; a partir de ese momento fueron inseparables.  Leonard la llamo Gobi, en honor al desierto en donde estaba compitiendo.

Así, Gobi y Leonard fueron inseparables durante los cinco días que duró la competencia, incluso cuando había que cruzar un río o un obstáculo complicado, Leonard sujetaba a Gobi en sus brazos para poder seguir.

La competencia terminó y Leonard adoptó formalmente a Gobi, una tarea nada fácil tratándose de la República Democratica de China; Leonard tuvo que acudir a los servicios migratorios para poder llevar a Gobi a su casa en Escocia, este permiso le costó 5000 dólares, además de dejar a la perrita en China, y volver después por ella.

El ultra maratonista comenzó una campaña de crowdfunding para reunir la cantidad y, la gente conmovida por la historia, aporto hasta lograr el objetivo; ahora, solo es cuestión de tiempo para que Dion Leonard y Gobi puedan ir a casa y comenzar nuevas aventuras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *