¡Hasta pronto #PuertoVallarta!

¡Ah las vacaciones!  Ese corto momento de descanso que solo sirve para tomar un poco de aire seguir adelante.

Hace mucho que no teníamos una vacaciones en forma, de esas en que metes ropa para varios días en un maleta, tomas un camión y te diriges a otro punto del país; no como esas falsas vacaciones en las que te quedas encerrado en casa haciendo labores del hogar que no puedes hacer en días de trabajo.

Los destinos playeros son de mis favoritos, y esta vez tocó el turno de Puerto Vallarta; jamás había estado ahí, y debo decir que me llevo un muy grato sabor de boca.  Les comparto algunas impresiones y recomendaciones por si andan de #PataDePerro y la nariz les apunta rumbo al pacífico.

Foto 26-07-15 8 09 26 p.m.

La llegada en camión, desde Aguascalientes, es algo difícil; después de pasar por Guadalajara, la carretera comienza a convertirse de una recta larga a un trazo casi exacto del intestino delgado de un ser humano.  Pero después de dos horas de curvas y barrancos, por fin se comienza a ver el mar.

La central camionera está bastante lejos de los puntos turísticos, por lo que hay que ir preparado a tomar transporte público; mi recomendación es tomar un camión, cobra $8 por persona.  Si decides tomar un taxi van a intentar cobrarte de $200 para arriba, solo por un viaje al malecón.  Y la historia con los taxis es la misma en toda el área urbana, así es que no dudes en subirte a los camiones, pasan seguido y llegas rápido a donde vayas.

La amabilidad es sello característico de la gente de este lugar, tanto si hablas con un policía o con un locatario, todos te tratan con mucho respeto y cordialidad. ¡Esto le merece una mención honorífica a Puerto Vallarta!

El mar es una historia interesante, es muy diferente a otros lugares de la República en los que he estado; aquí las playas del sur son muy difíciles para entrar a nadar pues tienen muchas piedras en la arena.  Pero al norte la cosa es muy diferente, la arena es más suave y casi no hay piedras.  El oleaje de esta temporada es muy amable y se puede nadar a gusto.

Dicen que el mar lo cura todo, y es cierto.  No importa si entras al mar tan solo por cinco minutos, cuando sales eres otro.

Quedaron pendientes varias cosas por visitar, además que en esta zona se llevan a cabo muchos eventos nacionales e internacionales que nos van a traer de vuelta muy pronto.

Para los que siguen de vacaciones, ¡Gocen!

Y para los que ya regresamos al trabajo normal, ¡A darle con toda la actitud!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *