Mexicanto y Alejandro Filio – #FNSM2015 – Recuento

Ya hablamos del concierto de Marco Di Mauro y de Zoé, ahora vamos a hablar de otro par de conciertos que escuchamos en la recién terminada Feria Nacional de San Marcos 2015; toca el turno a Mexicanto y Alejandro Filio.

Parte de mi formación como músico se la debo, sin lugar a dudas, a la trova y a la canción acompañada de guitarras; es por eso que Mexicanto y a Alejandro Filio forman parte importante de camino en la vida.  Recuerdo muy claramente escuchar los discos de Mexicanto, acompañado de buenos amigos y colegas, de cigarro y refresco de cola y de un grupo nutrido de guitarras.  Mucha nostalgia en estas líneas.

Ahora, muchos años después, Mexicanto y Alex Filio aparecen en el cartel de la Feria de San Marcos del 2015, y por supuesto tuvimos que acercarnos a escuchar.  En términos generales el concierto fue muy bueno, Mexicanto cantó una mezcla bien balanceada entre canciones nuevas y clásicas de su repertorio, y siempre con una muy alta calidad en su ejecución; por su parte, Alejandro filio nos dejó con un amargo sabor de boca, pues no traía nada de voz y durante una hora lo vimos batallar mucho para interpretar sus canciones que, irónicamente, están basadas en la voz.

IMG_0015

De la participación de Fato solo aguantamos dos canciones, ya que comenzó pasadas las 12 y había que trabajar el siguiente día.

Tengo que mencionar que hay una extraña costumbre en la FNSM de contratar pequeños conciertos y juntarlos todos en una sola presentación; en este concierto estaban anunciados Mexicanto, Alejandro Filio y Fato, lo que atrajo a un poco más de gente que en conciertos anteriores. Pero esta práctica deja una sensación extraña en el escucha por un par de razones:

La primera, la duración de los conciertos.  Como ya lo dije en una nota anterior, parece que están contratando a un número mayor de artistas pero a un menor costo; de esta forma el talento ofrece un concierto de menor duración y el Patronato presume de haber traído a más artistas.  Sin embargo, el público apenas comienza a entrar en calor cuando el concierto termina abruptamente.

La segunda, el cambio entre artistas.  Después de una hora de concierto, el artista que abre termina y deja el sitio para que la gente del staff entre a desconectar equipo y montar la nueva configuración con la que va a continuar el siguiente artista; esto provoca una enorme laguna de tiempo entre uno y otro shows, con lo que la gente se “enfría” y gran parte del público se va.

Mi recomendación para el Patronato de la FNSM es la misma de siempre: ¡Hagan las cosas bien!  Lo que se ahorran en contratar talento también se lo ahorran en satisfacción del público.

La sabiduría popular lo dice bien: “El que mucho abarca poco aprieta”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *