Puebleando ando: Tepoztlán – #Mor

Localizado en las faldas del Tepozteco se encuentra Tepoztlán, pueblo mágico en el estado de Morelos, probablemente mucho de su encanto se deba a la multifacética oferta turística que ofrece a sus visitantes.tepoz

Antiguas tradiciones y sabiduría que ofrece una rica confluencia de manifestaciones culturales: esoterismo, tesoros prehispánicos, tesoros virreinales, contracultura, ecoturismo, deportes extremos etc; Tepoztlán es una garantía de satisfacción viajera porque siempre tiene algo que ofrecer, a cada específico sector del público.

El acervo arquitectónico con el que cuenta, hace que los turistas olviden el estrés y se dejen llevar por una época de antiguos fulgores y leyendas, su cálido clima, es ideal para desarrollar largas caminatas en las calles del pueblo. Tepoztlán es sin duda un excelente sitio de descanso para los habitantes de la Ciudad de México.

Tomar sesiones de temazcal en este pueblo, es algo imperdible, así como también contemplar el firmamento nocturno asperjado de estrellas, desde las terrazas de las posadas.

Probablemente no se puede afirmar que se conoce a fondo Tepoztlán, si no se tiene la experiencia de subir al famoso cerro del Tepozteco. Y la contemplación en su cima del pequeño templo dedicado al dios Tepoztecatl, se complementa perfectamente con una visita al Museo de Arte Prehispánico “Carlos Pellicer Cámara”, un rincón diminuto pero realmente valioso, inaugurado por el ilustre poeta tabasqueño, para exhibir las riquezas prehispánicas de Tepoztlán.

Para llegar a “Tepoz” como comúnmente se le conoce, la mejor ruta es:

Llegar por la carretera Cuernavaca-Tepoztlán (libre); la autopista de cuota México-Cuautla; también puedes tomar la vía libre México-Cuernavaca y en la entrada de Cuernavaca, tomar la carretera libre a Tepoztlán o tomar la vía Xochimilco-Oaxtepec, pagando únicamente la caseta 25, de Oacalco Morelos.

Si es en transporte público, desde la ciudad de México: en la terminal del Sur en la Ciudad de México, hay salidas de autobuses directos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *