La cultura del conflicto

descarga

Por lo general, cuando escuchamos la palabra “conflicto” sabemos que hay problemas y, en el caso de los conflictos propios, inmediatamente nuestro cuerpo segrega diversas sustancias como la adrenalina, noradrenalina, acetilcolina entre otras, provocando reacciones emocionales como preocupación, angustia, temor, etc.

El significado de conflicto surge ante las percepciones emergentes desde la disyuntiva de la interpretación personal; es decir, el conflicto tiene su origen en la comunicación no asertiva que guía a los malos entendidos debido a la incapacidad para escuchar y, seguramente, para expresarse.

¿Te ha pasado…?

Los conflictos, también son producto de las percepciones individuales y sus traducciones; involucrado los prejuicios, tabúes, creencias personales, familiares y sociales. Las malas interpretaciones y/o percepciones pueden llegar a provocar emociones y sentimientos negativos, factores para reforzar la mala comunicación.

Es importante y, me atrevo a decir, lo vital que es para la resolución de conflictos atender la comunicación asertiva, ya que sin ella puede causar impacto en la trascendencia de si mismo; paciencia, tolerancia y mesura, son elementos que proporcionan equilibrio y generan una convivencia armónica y alejada del conflicto.

¡OjO!

Un conflicto puede llegar a afectar mucho tiempo sino tomamos la responsabilidad de atenderlo con prontitud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *