#JefesDePesadilla [Parte 2]

¿Cómo manejar a estos jefes?

 1.- Analiza tu trabajo. Un vez que conoces el perfil del puesto que cubres, valora y valúa tu desempeño laboral, no permitas que los comentarios negativos de tus actividades e incluso hacia tu persona, afecten tu actitud, recuerda que victímizarte no es la mejor solución ante ello.
2.- No lo tomes personal. Así como tu eres subordinado jerárquicamente, tú jefe también es uno de ellos, por lo que su conducta depende directamente y en proporción a las exigencias que hay hacia él. Es importante que prestes atención más allá de los hechos superficiales para que te des cuenta de lo que sucede a tu alrededor, y así puedas clarificar si el conflicto es contigo ó no lo es. Cuando se abandona la idea: “el jefe es malo conmigo”, se tiene la oportunidad de tener una visión mas amplia hacia factores externos, de este modo se lograra actuar de manera inteligente.
3.- Protege tu trabajo. Evita darte por vencido, agotando todas y cada una de las posibilidades que favorezcan las relaciones y tu desempeño laboral. Es sumamente importante, llevar a cabo un control y registro tanto de las actividades, como de los proyectos que realizas, con el fin de que al presentarse la oportunidad de destacarlo ante los demás, lo aproveches.
4.-No te quedes callado. Elegir cuando es el momento de callar y cuando hablar, es un recurso que todos tenemos para actuar, no solo de manera inteligente sino también funcional; poniendo en claro las actitudes inapropiadas y exponer soluciones.  Ten por seguro que puedes hacer mucho mas que quejarte, por ejemplo: proteger tu integridad emocional y profesional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *