#NecesitamosUber – Taxis VS Innovación

El tema de Uber y su introducción al mercado mexicano ha estado muy tropezado, como ya lo platicamos en una nota anterior; pero ha venido a destapar un montón de vicios que todos conocemos, pero que nadie ha tenido el valor de detener.

Para comprender aún mejor el tema de Uber necesitamos ver el panorama completo, en donde los taxistas son seres humanos que tienen un empleo que se rige por reglamentos y leyes que, en muchas de las veces, los hacen perder dinero y la paciencia.  En este sentido, muchos de ellos se han unido en organizaciones que luchan por los derechos de los taxistas para que el gobierno no los aplaste con revistas, cambios de color a sus unidades, costo de las concesiones, licencias, permisos, etc.

Los taxistas también son víctimas.  Pero nada justifica la actitud violenta y atrasada que han tomado en todo el mundo frente a la innovación que han tenido empresas como Uber. Tal vez no se acuerden, pero ya estamos en el siglo XXI, y en este siglo las cosas son muy diferentes al siglo pasado.

Ahora Uber.  Supieron ver la oportunidad de negocio mediante el uso de las nuevas tecnologías de comunicación y lo aplicaron al transporte de pasajeros con todo éxito; sin embargo, es un servicio que esta limitado a la gente que tiene un teléfono inteligente y una tarjeta de crédito.  Incluso este servicio podría lograr que muchas personas ya no compraran automóviles propios, ya que si pides una unidad Uber cada vez que sales puede ser más barato en costos que tener un vehículo propio.

Sin duda, Uber es una nueva alternativa para la movilidad en el mundo, ya que genera competencia y la competencia siempre mejora los servicios para los usuarios finales; y hasta con suerte podría hacer que las emisiones contaminantes se reduzcan.

Entonces ¿Cuál es el problema de los taxistas con Uber?25958_11_06_uber_story_south58f

 

Es muy sencillo.  La competencia que les significa Uber les genera frustración, ya que los taxis tradicionales llevan años operando en condiciones gubernamentales muy complicadas; por eso cuando alguien logró innovar en su sector (el de transporte de personas) se sienten inmediatamente amenazados e impotentes.

La frustración del gremio de los taxistas ante el éxito de Uber es tan grande que no logran acordar acciones inteligentes en contra de quienes los han pisoteado durante años, y atacan de forma violenta a quienes vienen a competir indirectamente con ellos.

Como ciudadano me gustaría ver que los taxistas, que son servidores públicos, tuvieran una altura de miras mayor a la que han mostrado hasta ahora; realmente me gustaría ver que los trabajadores del volante tengan oportunidades de crecimiento y mejora; pero, si no existen esas posibilidades, me gustaría ver que ellos mismo las generen por si mismos y se abran paso en el mundo competitivo en el que pretendemos vivir.

Les dejo una pregunta para la reflexión: ¿Qué habría pasado si los taxistas tradicionales hubieran tenido la idea de crear su propia App móvil, e incluso de modernizar su forma de pagos, además de sus unidades?

Todos los que nos movemos por las ciudades #NecesitamosUber, incluso los taxistas necesitan del servicio de UBER.  ¿Por qué? Porque la libre competencia mejora los servicios, beneficiando a los prestadores y al usuario final.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *