La bloguera y el Troll

Esta es una de esas historias que ahora, el en siglo XXI, son comunes y pasan todos los días.  Clementine Ford, una bloggera y feminista, está acostumbrada recibir comentarios ofensivos e insultos en sus redes sociales, resultado de su activismo en favor del empoderamiento de las mujeres.

Un día recibió otro insulto proveniente de un troll en el que la llamaban “Puta”, y decidió que era suficiente.  En el perfil del troll se mostraba su lugar de trabajo, por lo que Clementine hizo un post en donde etiquetó al sujeto y a la empresa.  El resultado fue un troll despedido, ua que la empresa para la que trabajaba “no estuvo dispuesta a tolerar ese comportamiento”.

 

Quize tomar el ejemplo de esta bloggera autraliana para recordarle a nuestros lectores que todo lo que hacemos en internet, por más inofensivo que parezca, tiene consecuencias; hay muchas personas, como el troll de esta historia, que han perdido sus empleos, a sus parejas y sus fortunas. Todo lo que se escribe en internet se escribe con tinta indeleble.

Les dejo un documental que habla sobre algunos casos de personas que vieron truncadas sus carreras y aspiraciones por culpa de algunas publicaciones en redes sociales; un material muy interesante, hecho para hacer reflexionar a las personas sobre el uso que damos nuestras cuentas públicas.  Si hay cosas que no quieres que todos conozcan, entonces este documental puede ayudarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *